Mi panda que habla, la ternura de Pou y Cthulu