Evernote cambia los precios de sus planes mientras que Google Keep y Onenote sonríen