Spritmonitor: el consumo más bajo es un reto