Jelly: ¿una imagen vale más que mil palabras?