Tiny Thief, el mejor juego del momento