Yahoo! Mail, una actualización con luces y sombras