Séneca: el mejor amigo de los docentes