Real Madrid y Barcelona pasan su rivalidad a los smartphones