Weddar, el tiempo más social que nunca