Las aplicaciones móviles ya son más usadas que la navegación por la Web