Sobre la muerte de Symbian