Layar, la promesa de los navegadores de realidad aumentada