Cine, tan sencillo como su propio nombre