Más vale prevenir que curar